DIY: Cómo perder a un hombre en una primer salida.

Si estás soltera y recibís una invitación a salir: SOS UNA BENDECIDA ¿Porqué?  por que el mercado está -más que- escaso de gente decente que continua entendiendo el concepto de invitar a salir a una mujer. Aquellos que no lo entienden,  te hablan horas por Whatsapp y después te invitan a su casa (y no para tomar algo). Entonces, si te invitan, por favor, lo primero que tenes que hacer es CALMARTE. Inhalo, exhalo, inhalo, exhalo. Si esta herramienta no funciona, tu desesperación va a salir a flote.

Frente a esta situación, de ansiedad extrema, hay errores que las mujeres solemos hacer cuando buscamos frenéticamente llenar el vacío (que dejo el no muy adorado de nuestro ex) y hace que pasemos de ser bendecidas a solteronas en tan sólo 1 salida ¿Cuales son?

Acá les dejo receta mágica para perder a un chongo en una primera salida, es decir, lo que no deberían hacer si quieren conseguir pareja (se los subraye para que su ansiedad no lo pase por alto):

  • Cuando te pase a buscar, estate entonada, es decir, con unas 3 copas de vino encima. Vos te vas a decir que es para relajar y descontracturar pero no vas a hacer más que decir boludeces de manera verborragica e infantil.
  • Seguramente, él te va a proponer diversos lugares para ir a tomar algo. No lo dejes ni hablar y elegí vos el lugar. Vos vas a creer que estando en tu ambiente es más cómodo pero en realidad le quitas iniciativa.
  • Cuando lleguen, elegí la mesa. Y antes de que venga la moza, anda a buscarla vos para que les tome el pedido. El pobre hombre no tendrá capacidad de acción y peor lo vas a intimidar tanto que sentirá su machismo aplastado.
  • Para empeorar, no le pares de hablar toda la noche (el no va a poder meter ni un bocado) y cuando llegue la cuenta paga vos. Para estas alturas, el va a reconsiderar el porqué te invito (excepto que sea un rata, claro)
  • Para cerrar, camino a tu casa, seguro el se ofrezca a acompañarte: besalo. Sin preguntar, sin pensar. Hacelo. Ahora si que esta persona se va a sentir más que avasallada por no decir poco macho.

Básicamente, no lo dejaste tomar ni una iniciativa, lo ahogaste, no lo dejaste ni pensar y heriste su hombría. Y ahí sí. Te garantizaste a vos misma que nunca más te invite a salir. Te vas a dar cuenta de la intensidad que manejas (va no la manejas dado que no podes frenarla),  y de que tus ejercicios de respiración no estarían funcionando. Vas a volver a tu casa diciéndote que sos una boluda y que la próxima vas a intentar hablar menos, aunque vos y yo sabemos que es más difícil que una misión imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s